Alebrijes de San Pedro Cajonos

En el año de 1980 los hermanos Blas, David y Rogelio se dedicaban a labrar el campo, cosechaban lo que la madre tierra proveía para el sustento, los hermanos Blas sabían aprovechar cada aspecto de lo que la tierra proveía y así también producían redes de la fibra de maguey, las que utilizaban en varias actividades cotidianas. La familia Blas ha tenido la tradición de aprovechar el Ixtle, una fibra natural procedente de la penca del maguey después de la extracción de sus jugos para la elaboración de mezcal, fibra que hilan y tiñen de forma artesanal con técnicas y productos únicos de San Pedro Cajonos.

En el mes de febrero, la comunidad de San Pedro Cajonos se viste de fiesta, ofreciendo a propios y extraños diversos espectáculos tradicionales de la región zapoteca. David Blas, quien formaba parte del grupo juvenil comunitario, para las festividades del año de 1984, se dio a la tarea de tallar máscaras de madera de Zompantle y caracterizar a los jóvenes del grupo de danza “Los negritos”, a quienes por problemas económicos se les complicaba la adquisición de estas mascaras en la comunidad de Villa Hidalgo Yalalag. Desde esta fecha para David Blas inicio la tradición de trabajar la madera en la creación de máscaras, no solo para su comunidad, si no para los pueblos vecinos que quedaban impresionados por la calidad de su trabajo. Así pues, David Blas abandonó sus labores en el campo, para dedicarse junto con el resto de la familia a la elaboración de estas máscaras y cubrir la demanda que solo iba en aumento.

En la aventura de emprender un viaje a la capital Oaxaqueña, los hermanos Blas, conocieron a la persona que había comprado sus máscaras; misma quien solicito, “tallar figuras fantásticas con la técnica, estilo y originalidad de estos artesanos”. Con la experiencia en el tallado de máscaras y la elaboración de morrales de Ixtle, los hermanos Blas, empiezan a compartir su cultura, creencias y tradiciones; dando vida a la madera, a través de la elaboración de figuras fantásticas (Nahuales),  plasmando en trozos de madera todo el folklore de la región.

Personajes de animales tallados en madera, adornados con Ixtle, dieron como resultado la creación de seres fantásticos, que hasta la fecha han permitido que se reconozca a los artesanos Blas como un grupo auténtico que plasma en madera toda la magia de sus tradiciones, creencias y folklore, dando vida y alma a sus creaciones.


0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *